Problemas lactancia

Un alivio para tus problemas al amamantar

Cuando amamantas a tu bebé ambos viven una experiencia gratificante, pero al principio puedes experimentar algunas molestias o dificultades. Te contamos cuáles son los problemas más comunes de lactancia y sus posibles soluciones.

Dolor en los pezones

es normal sentir algo de incomodidad cuando el bebé toma el pezón para alimentarse. Sin embargo, si experimentas dolor permanente revisa la siguiente lista de causas para que mejores el momento de la alimentación de tu bebé:

  • Técnica de alimentación incorrecta: es un problema común. Lo ideal es que la boca del bebé cubra la areola completamente. Para prevenir el dolor de los pezones se recomienda no retirar al bebé de tu pecho sin antes romper la succión de sus labios, por lo que se sugiere colocar la punta de tu dedo en la comisura de su boca, para después alejarlo del pezón.
  • Cuidado insuficiente de los pezones: asegúrate de cuidar tus pezones para prevenir la resequedad. Puedes usar una crema o aceite de lanolina para el cuidado del pezón.
  • Tener un bebé en etapa de dentición: cuando le van a empezar a salir los dientes a tu pequeño, él va a querer morderte para aliviarse. Por esto te recomendamos que antes de empezar la alimentación le des algo frío y húmedo para que mastique. Puedes usar, por ejemplo, una toallita mojada.
  • Errores en la posición al amamantar: en muchas ocasiones sólo necesitas cambiar de posición para corregir o calmar la molestia al amamantar.

Senos inflamados o ingurgitados

Significa que tus senos están muy llenos de leche y tu bebé no puede vaciarlos fácilmente. Tus senos se verán brillantes y se sentirán más duros al tacto. Tus areolas y pezones pueden estar tan hinchados que a tu bebé le costará más trabajo prenderse correctamente. Extrae un poco de leche antes de alimentarlo para que tu bebé pueda prenderse más fácilmente. Alimenta a tu bebé o extrae tu leche mas seguido para ayudar a prevenir la ingurgitación, la infección en tus senos, y una eventual disminución en la producción.

Disminuir el dolor y la congestión mamaria

  • Encuentra una posición cómoda para amamantar
  • Alimenta a tu bebé al menos ocho veces al día y mínimo quince minutos en cada sesión.
  • Extrae manualmente la leche de tus senos cuando los sientas tensos.
  • Toma duchas de agua caliente y luego usa compresas frías para aliviar las molestias.
  • Ofrécele a tu bebé primero el pezón que te duele menos para asegurar que se vacíe.
  • Inicia cada amamantamiento con el seno contrario de la anterior sesión.

Baja producción de leche materna

Quizás te preocupes porque no estás produciendo suficiente leche, pero la verdad es que tu cuerpo está programado para suministrar la necesaria. Estos mitos se deben a que algunas veces las mujeres piensan que tienen poca leche cuando en realidad todo va bien. Cuando la hinchazón e inflamación inicial disminuye (después de las primeras semanas), muchas mamás creen que esto significa menor producción de leche materna. Igualmente, con el paso de los meses iniciales hay una disminución del tamaño de los senos, esto es normal y no debe ser interpretado como una señal de que tienen menos leche.

Otras mamás piensan que tienen poca leche porque sus bebés quieren comer con mayor frecuencia, y creen que esto se debe a que el pequeño no está obteniendo suficiente alimento.

Comer saludablemente, mantenerte hidratada y descansar bien te ayudarán a que tu cuerpo produzca el alimento necesario para tu pequeño. Sin embargo, si este tema te inquieta consulta a tu médico.

Conductos mamarios obstruidos

Generalmente se debe a causas como un vaciamiento incompleto del pecho al alimentar al bebé, por omisión de sesiones de amamantamiento, o a la utilización de un sostén muy apretado. Los síntomas para que detectes este problema son:

  • Sensación de empedrado por debajo de la piel.
  • Mayor sensibilidad en el área.
  • Calor y enrojecimiento

Si tienes este problema:

  • Amamanta con más frecuencia del pecho que tiene el conducto obstruido.
  • Da masajes al pecho antes y mientras amamantas. Extrae la leche después de que amamantes.
  • Toma una ducha caliente y directa al seno afectado para suavizar la congestión o empedrado.

Infección mamaria

Es la infección en el tejido mamario, conocida como mastitis. Usualmente viene acompañada de síntomas como Fiebre de 38, 5oC o más, malestar, sensación de debilidad, una zona dura, caliente y roja en el seno.

Si presentas esta sintomatología, siempre consulta a tu médico.

*Organización Mundial de la Salud, 2016. Lactancia materna exclusiva.

* http://normasapa.com/como-citar-referenciar-paginas-web-con-normas-apa/

Privacy Policy
Terms of Use